jueves, mayo 27, 2010

Cosas Que Ojo No Vio, Ni Oído Oyó

¿Qué es el cielo para ti? Muchas veces he enfatizado el hecho de que el cielo es un lugar real. Nuestra sociedad ha hecho lo posible para convertirlo en un lugar imaginario. Un lugar en el cual solo los niños pueden creer. Al hacer esto, el ser humano pierde de vista lo eterno. Dos versos muy conocidos, pronunciados por nuestro Señor Jesús nos dicen,
No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Mateo 6:19, 20.
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:33.
Estos versículos comúnmente son aplicados a las posesiones materiales y al trabajo. Pero son de mayor aplicación. Nos dice el verso,
Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. Mateo 6:21.

No es necesario explicar todo lo que conlleva la palabra corazón, pues está hablando de nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestros anhelos, nuestros deseos, nuestra devoción

¿Que se encuentra en el centro de tu corazón? Eso precisamente es lo que el señor desea hacer en nuestras vidas ahora en día.
Jesús ha traído el cielo a la vista y presenta su gloria ante nuestros ojos a fin de que la eternidad no sea eliminada de nuestros cálculos. *1
El gran Maestro da al hombre una visión del mundo futuro. Lo presenta con sus atractivas posesiones a la contemplación humana. Si puede fijar la mente en la vida futura y sus bendiciones, en comparación con las preocupaciones temporales de este mundo, el notable contraste causa una profunda impresión sobre la mente, absorbiendo el corazón y el alma y todo el ser. *1
Al contrastar este mundo de dolor y sufrimiento con lo que será el cielo, ¿cómo no seremos absorbidos con las cosas eternas? ¿Cómo no anhelaremos estar ya en el cielo?

También servirá como una ayuda diaria. Es la luz al final de un camino oscuro.
Si mantenemos en vista las realidades eternas, formaremos el hábito de cultivar pensamientos de la presencia de Dios. Esto será un escudo contra las incursiones del enemigo. Proporcionará fuerza y seguridad, y elevará el alma por encima del temor. Si respiramos la atmósfera del cielo, dejaremos de respirar el aire viciado del mundo. *1
¿Con que mejores pensamientos podemos llenar nuestras mentes que con las del cielo?
Jesús viene para presentar las ventajas y la hermosura de las cosas celestiales, para que las atracciones del cielo se hagan familiares a los pensamientos, y que los recintos de la memoria se adornen con los cuadros de la hermosura celestial y eterna. *1
Sentarnos a los pies de nuestros Señor y escuchar su voz. Reunirnos con nuestros familiares, nuestros amigos, nuestros seres amados los cuales la muerte llevo, para nunca más separarnos. Estudiar los misterios de Dios. Ver a los niños jugar con los leones y los corderos. Conocer a nuestro ángel acompañante. Viajar por los mundos. Comer del árbol de la vida. Construir nuestras propias casas, vivir eternamente. Pero aun con todo,
Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. 1 Corintios 2:9.


¡EL SEÑOR VIENE PRONTO, AMEN, SI, VEN SEÑOR JESÚS!


1* Eventos De Los Ultimos Dias, “20. La Herencia De Los Santos” Elena G. de White

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada